Programación de Cruceros fluviales

Las mejores razones por las que los clientes deciden hacer un crucero fluvial.

Puedes visitar diferentes ciudades europeas sin tener que hacer y deshacer maletas, toda una ventaja si lo comparas con los circuitos terrestres en los que cada día te alojas en un hotel diferente.

Disfrutas de vistas impresionantes del río desde tu crucero mientras navegas y también una vez atraca el barco, ya que suele hacerlo en zonas muy céntricas, lo que también te permitirá moverte de forma muy cómoda y fácil por los principales monumentos y lugares turísticos de cada ciudad que visitas.

Tienes muchas visitas incluidas en el precio, así que no tendrás que desembolsar dinero en excursiones opcionales si no quieres.

Al ser barcos más pequeños que los marítimos, la tripulación te brinda un servicio más cercano, atento y personalizado que te hará sentirte como en tu restaurante de siempre en el que ya te conocen y saben qué bebida servirte sin necesidad de que tú la pidas.

El barco se desliza tan suavemente que hay momentos incluso que no eres capaz de saber si el barco está navegando o si está atracado.

En cuanto a la gastronomía, en un crucero fluvial degustarás platos típicos de las diferentes ciudades por las que el barco va navegando. Las comidas suelen ser siempre tipo bufet para que puedas comer la cantidad que quieras y elegir tú mismo lo que más te guste.

Podrás familiarizarte de forma rápida con las cubiertas, bares, restaurantes y con tu camarote, lo que te permitirá moverte y manejarte cómodamente y sentirte como en casa.

 


Consulta con nuestros expertos otros programas de cruceros fluviales por España, Europa y resto del mundo.

.