El calor y la humedad pueden provocar agotamiento, deshidratación o un golpe de calor.